RODADA. PASSEGGIO LO DEJÓ TODO EN LA PISTA, INCLUIDA SU VIDA TRAS LESIONARSE DE GRAVEDAD / Don Guima

Venía corriendo como para estar en la definición Passeggio, el favorito del clásico Calidoscopio, sobre la milla y media de arena de San Isidro. Pero en los los 800 metros finales se fracturó y para ser sacrificado luego por la gravedad de sus lesiones.

En la acción también cayó Osvaldo Alderete, quien sufrió politraumatismos de cráneo sin pérdida de conocimiento, traumatismo en la región del abdomen y traumatismo en la tibia derecha, quedando internado en el Sanatorio de la Trinidad para ser sometido a diferentes estudios.

Passeggio era un caballo bueno. Habia ganado tres carreras seguidas en los últimos tiempos, siempre en las de tiro largo. La anterior nada enos que por diez cuerpos en el clásico Faustino Sarmiento.

Es bueno recordarlo como un gran corredor al hijo de Heliostatic, con ganas de meterse entre los referentes de las carreras de largo aliento.

Alderete se fue en ambulancia al hospital y Pessaggio salió en la ambulancia equina del hipódromo, pero su corazón de fondista ya no latía.

También te puede interesar:

Carreras y política

Aphara

 

 

 

Así ganaba Passeggio