WINX ES UN FENOMENO DEPORTIVO, SOCIAL, ECONÓMICO Y CULTURAL EN AUSTRALIA / Don Guima

Más de 23.711 personas la vieron ganar en Flemington y una más desde su montura. Cuando Hugh Bowman volteó la cabeza sobre su hombro derecho era sólo para tener una mejor perspectiva. No buscaba rivales para Winx. Buscaba dónde habían quedado.

Winx está haciendo lo que no se hace. Va contra la corriente. Es políticamente incorrecta.Gana en la milla  y baja a 1400. Gana en 7 furlongs y  sube a 2000 metros, para volver a ganar y regresar a 1400. A lo acordepon. Así siempre.

 

Gana corriendo a la mano derecha y a la izquierda. Contra machos y hembras. Lo ha hecho en ocho distintos hipódromos. El mes que viene irá por otro Cox Plate.

 

Winx ya no es una gran yegua de carrera; quizá la mejor desde Black Caviar que se retiró invicta con 25 victorias seguidas. El tiempo dirá si se la puede comparar con Phar Lap.

Winx es un símbolo. Es un verbo, un adjetivo. Ha dejado de ser una deportista para convertirse en fenómeno social,cultural y económico. Tiene Face, cuenta oficial de Twitter, Instagram, aparece en el programa 60 Minutos.

 

A su monedero llevó más de 10 millones de dólares por su increíble campaña de 25 primeros puestos en 31 salidas; 21 de ellos seguidos. Pero podría acumular más si algunas marcas salen a auspiciarla. Quizá pronto le lleguen contratos para hacer presencias y promociones.

Black Kaviar fue tapa de Vogue, la más leída entre las revistas de estilo de Australia. Black Caviar, entonces, saltó a de las pistas al reino del buen gusto y la celebridades. Winx va por ese camino.

 

La última de Winx

Las primeras 20 seguidas de Winx