Foto Gtza. Hipódromo de Palermo

LA EXTRAÑA DAMA NO LE DIO OPORTUNIDAD A KIRIAKI Y VOLVIÓ A VENCERLA EN PALERMO / Don Guima

Por segunda vez, La Extraña Dama le ganó una carrera clásica a Kiriaki. Por segunda vez en sesenta días Kiriaki sufrió la guapeza de la yegua de La Pomme. Antes, en el clásico Correas; ahora en el Chile (G3-2200 m). Siempre una corriendo en la punta y la otra tratando de alcanzarla.

 

Se le fue a las barbas la del flaco Udaondo como aquella tarde en que las separó una cabeza tras 2500m de carrera. Salió a ganarle otra vez, pero nuevamente adelante hubo una yegua  que construyó una muralla infranqueable.

 

Hay que ver el video de la carrera para darse cuenta cuánto empeño puso en ganar La Extraña Dama, atajando todos y cada uno de los embates de su vencida. Hay que verlo exigir a Eduardo Ortega, buscando reacciones con la fusta, usándola de derecha y de izquierda y otra vez de derecha. Y también mirar al jockey en la partido, cuando usó dos veces la herramienta para activar a su yegua para tomar la punta.

 

La Extraña Dama debe ser una yegua sanísima. Desde diciembre del año pasado corrió 9 veces, casi una por mes y solo se salteó marzo.

 

¿Pastera o arenera? Creo que no es ó sino y, pues se adapta a todos los terrenos.

 

Se le viene pronto la Copa de Plata, en San Isidro; en los 2000 metros; una distancia donde encontrará  otras rivales rápidas dispuestas a pelearle la vanguardia. Pero si alguna quiere ganar, primero tendrá que pasar por sobre ella.

 

Enrique Martínez de Hoz, por De La Pomme, recibió el trofeo de manos de José Antonio Viera-Gallo, embajador chileno en la Argentina