DOPING Y EL CUENTO DE NUNCA ACABAR. Palermo suspendió por dos años a Pablo A.Blazevich / Don Guima

Más de lo mismo. El cuento de nunca acabar. El de un hipódromo, Palermo en este caso, que sanciona a un cuidador por presentar a correr a su caballo con un tratamiento no permitido. Prohibidisimo, diría para ser claros.

Pablo A. Blazevich se llama el entrenador responsable de Puro Cuento Key, cuyo análisis antidoping dio positivo.

Palermo, entonces, suspendió por dos años al preparador que en su currículum también tenía otras faltas.

Blazevich puso a debutar a Puro Cuento Key en una carrera de categoría alternativa y la ganó.

Según trascendió, la sustancia encontrada habría sido Butornal, que en comparación miligramo a miligramo  es de 5 a 8 veces más potente como analgésico que la morfina.

El caballo fue suspendido para actuar por un año en carreras oficiales, pero siempre le quedará el circuito paralelo, donde no hace falta ir al control de doping para correr.

Cabe mencionar que el entrenador desistió de ir a presenciar la contraprueba, como quien daba por descontado que ratificaría el primer informe.

 

Ganó en la pista, perdió en el laboratorio

parte