CON LAS POLLAS, PALERMO TIENE UNA EXCELENTE OPORTUNIDAD PARA MOSTRAR SUS MÚSCULOS / Don Guima

No hay excusa. Con la calidad de caballos que se anotaron para correr las Pollas de Potrillos y de Potrancas, además del Gran Premio General San Martín, Palermo no tendrá pretextos para no conseguir que las tribunas desborden de público. Del nuevo, del viejo y del de todos los días.

Me lo imagino teniendo que apelar al cartel de localidades agotadas, a decenas de baños químicos o a recurrir al infield para albergar a todos los visitantes.

Palermo tiene este año material para hacer las Pollas Inolvidables. Sería pecado dejar pasar la oportunidad.

Carreras como estas se venderían solas en otras latitudes, pero por aquí hay que ayudarlas. No alcanzará para el éxito turfístico apelar a atracciones paralelas o colgar un lucido afiche promocionando el evento.

Cada una de las grandes carreras del sábado 2 de septiembre tiene historias para ser explotadas. Ejemplos. La de Amiguito Ciro vs The Great Day, cuyo segundo round sucederá después de aquel inicial donde hubo golpes a granel. Cruzaron el disco juntos y no quedó claro cuál de ellos es el mejor. Polla de revancha.

El duelo de Grito de Amor contra Puerto Real, que no es otro que el del caballo económico contra el caro. Casi un pulseada de clases esa historia. O la de los caballos de los diputados, o la curiosidad de dos animales con nombre casi idéntico:  uno campeón, el otro perdedor.

Hay de donde agarrarse para batir el parche. La base está. Al público hay que irlo a buscar.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes

Los anotados