LA DIPUTADA MÓNICA LÓPEZ PRESENTARÁ UN PROYECTO DE LEY PARA REGULAR LAS CUADRERAS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES / Don Guima

Acaso movilizados por algunos accidentes fatales registrados en cuadreras del interior que expusieron de manera cruda la cara más desagradable de esa actividad, fue que numerosos particulares y asociaciones protectoras de los animales salieron a pedir se prohiba esa modalidad de carreras.


Otros, como la legistadora Mónica López, ve en el tema la necesidad de reglamentarlas más que vedarlas.


La diputada, quien conoce de cerca la temática hípica, está trabajando en un proyecto de ley provincial para dotar de nuevas normas a esa actividad tan próxima a la gente de tierra adentro.


El proyecto podría tener no menos de 50 artículos orientados a ponerle marco a las cuadreras en el ambito de la provincia de Buenos Aires, con varios de ellos vinculados a proteger la salud de los jockeys y caballos que participen de los eventos.


Aunque todavia está en etapa de redacción, se supo que las reuniones de cuadreras no podrían realizarse en simultaneo con las de hipódromos distantes a menos de cien kilómetros. Asimismo, la norma se ocupa de regular que entidades podrán llevarlas adelante y con qué permisos.

En los fundamentos de la ley que será presentada en breve a la cámara, la legisladora dice:

Las carreras cuadreras o de corto recorrido, denominadas así por la distancia de una “cuadra”, tienen su origen desde fines del año 1700, primero con la participación de caballos criollos y desde mediados de 1800, con los Sangre Pura de Carreras, cuando fueron introducidos desde Inglaterra en 1826, aproximadamente.

Las carreras cuadreras han sido una de las atracciones populares con mayor predicamento en las áreas rurales y suburbanas de nuestro país. Fueron en un principio, entretenimiento natural en tierra de jinetes; hoy, al cabo de tanto tiempo, representan una de las expresiones entrañables del tradicionalismo gaucho.

Como toda diversión multitudinaria, debe haber crecido en un principio de normas fijas, pero el hábito dio lugar a que se surgieran de modo paulatino. Con el tiempo, la práctica adquirió las mdalidades sacrosantas con que ahora las conocemos.

Pero como toda manifestación popular seguramente la acompañaban impurezas, las que se intentaron corregir en el año 1978 a través del Decreto Ley 9233/78 de escuetos 8 artículos.

El presente proyecto, abarca casi toda la temática en la realización de este tipo de carreras. Desde su nacimiento a través de la autorización municipal y su realización, hasta la participación como Autoridad de Aplicación de Loterías y Casino de la Provincia de buenos Aires.

PARTICIPANTES: Las carreras deberán tener como protagonistas a los SPC, debiéndose presentar en el momento de correr con toda la documentación del animal.
Será fundamental correr con el nombre verdadero, ya que actualmente en la mayoría de los casos se hace con seudónimos.
Deberá exigirse la libreta sanitaria con las vacunas completas, para evitar las epidemias que pudiera generar un animal enfermo.
Deberá autorizarse la participación de animales mestizos y cuartos de milla, ya que en la actualidad lo hacen con frecuencia.
Los llamados a inscripción deberán realizarse por categorías, teniendo en cuenta las edades de los animales, y su condición de perdedores o ganadores en hipódromos oficiales.

REMATES: Las apuestas deberán efectuarse a través de remates (no excluyente), y a través de un sistema de boletos a ganador. En estos casos deberá establecerse un retorno de premios al público como mínimo de un 72% de lo recaudado.

REMATADOR: Deberá ser obligatorio que el rematador/martillero sea un profesional matriculado de la provincia de buenos Aires.

ORGANIZADORES: Podrán organizar las carreras cuadreras toda institución que cuente con personería jurídica y reúna determinados requisitos y obligaciones a establecerse para que no sean tan liberales.

GRAVAMENES: Los gravámenes que generen las carreras cuadreras serán similares a los que rigen para los hipódromos oficiales, esto es un 1% del total de los remates y/o venta de boletos a ganador para RENTAS GENERALES, y el mismo porcentaje para la Municipalidad de la ciudad donde se lleve a cabo el programa.
También se dispondrá un porcentaje similar o superior destinado a entidades de bien público que se detallará al momento de suscribirse los contratos de carreras.

ESCENARIOS: Las reuniones deberán llevarse a cabo en pistas que reúnan mínimamente determinadas condiciones:
a) Ser pistas de 1100 metros como mínimo; b) Contar con baños para el público y oficinas para el servicio veterinario; c) Contar con boxes de tránsito, para alojar allí a los caballos participantes; d) Lugar destinado para el o los remates de apuestas a efectuarse y venta de boletos a ganador; e) Deberá preverse el alambrado de todo el recorrido de la pista de ambos lados, para evitar el paso del público o invasiónde la pista; f) Deberá contarse con cuerpo de gateras, para las sueltas de cada competencia.

SEGUROS: Será responsabilidad de la entidad organizadora de contar con un seguro amplio para jockeys, entrenadores, peones, personal, autoridades y
público presente. Será requisito indispensable esta presentación, porque en caso de accidentes la responsabilidad podría recaer sobre la autoridad municipal autorizante como ha ocurrido en otras oportunidades.

DOPING: Deberá adoptarse la posibilidad de realizar análisis de doping a losdos primeros caballos CLASIFICADOS que finalicen las carreras. Para estos casosdeberá contarse con el apoyo del Centro de Control ubicado en La Plata, y queutilizan actualmente los Hipódromos oficiales de la Plata, Azul, Tandil y Dolores.

PROHIBICIONES: Deberán prohibirse la realización de reuniones cuadreras, cuando el mismo día hubiera actividad oficial en los hipódromos y el escenario se encuentre a menos de cien kilómetros de distancia.

AMBULANCIA Y MEDICO: No debería iniciarse una reunión de cuadreras, si no está presente una ambulancia con personal idóneo, médico o paramédico, en caso de producirse algún accidente.

Las carreras cuadreras son parte del turf argentino. La mayoría de sus participantes luego ingresan a los escenarios oficiales. Además generan puestos de trabajo genuinos que no pueden ser reemplazados por una máquina. Es un complemento necesario y la mano de obra que generan es fundamental para nuestra provincia. Téngase en cuenta que por cada animal hay seis o siete trabajadores que lo atienden, cada uno de ellos con sus respectivas familias detrás (veterinarios, propietarios, capataces, vareadores, peones, jockeys, serenos, etc).
En líneas generales podría decirse que se intentan varios objetivos con el proyecto de reglamentación de carreras cuadreras de caballos.
Por un lado dar legalidad a dichas carreras que en la actualidad está totalmente ausente, otorgándole un marco regulatorio base, que podrá ser mejorado tanto por la Autoridad de Aplicación como por el Poder Ejecutivo.
Otra característica fundamental que se busca sería la de controlar y proteger la existencia de trabajadores del rubro, que en la actualidad o se superponen, o no son reconocidos o reconocidos no se encuentran registrados.
Por otra parte se estaría buscando una mayor protección y cuidado de cada animal participante, con la determinación de sustancias prohibidas o nocivas, la registración e identificación y sanidad de los mismos.
Algo que contendrá el proyecto  será el reconocimiento y la fiscalización de apuestas y remates de apuestas, que en la actualidad el estado provincial no tiene ni conocimiento ni participación en lo más mínimo de las mismas, con el agravante de los elevados volúmenes que pueden alcanzar.
Estos son solo algunos de los puntos clave más relevantes relacionados con los temas de carreras cuadreras, que actualmente no se encuentran legisladas y que deberían estarlo en función de la alta concurrencia a dichos eventos, los volúmenes de dinero en apuestas que pueden llegar a generar, la cantidad de gente que rodea a este tipo de carreras y las que trabajan e invierten en el turf argentino, y es por todo lo expuesto que solicito el acompañamiento del presente proyecto.

 

También te puede interesar:

Contra el doping