"Golpe la ilusión" o "Héroes igual"

Estaba en los planes perder. Es el resultado más habitual en el mundo del deporte. El King George, la pista mojada de Ascot, el escenario nuevo, el jinete que no lo conocía, las subidas y las bajadas, los rivales de alto rating ... todo eso pudo explicar el bajo rendimiento de  Sixties Song en su primera experiencia europea.

 

Tengo dos títulos ciertos para estas líneas escritas en caliente, a 20 minutos de verlo cruzar último. "Golpe a la ilusión" o "Héroes igual". Y los dos me cierran perfecto.

 

Estamos todos tristes. Y me permito interpretar sus sentimientos. amigo lector. Era un sueño verlo ganar. Una quimera. Se nos pinchó el globo.

 

Puedo escribir una novela sobre la potranca Enable, que seguramente ganará el Arco de Triunfo dentro de tres meses, pero no es el momento.

 

Me (nos) separa un océano de Gran Bretaña. Y desde acá sólo quiero pensar en el grupo de argentinos que se animaron a la patriada de llevarlo a UK para darle la chance de medirse con los mejores del mundo. Otro día podremos hablar de lo técnico.

 

Y cuando pienso en ese equipo de valientes lo primero que me imagino es la carita de dolor o frustración que habrá puesto Marquitos Roberti, el hijo de Mónica y Alberto. Quizá era el que estaba más ilusionado.

 

A veces al perder se lo toma como una tragedia. No debe ser este el caso.

 

No quiero ser mucho más extenso. Me viene a la cabeza lo dicho por el barón Pierre de Coubertin, el creador de los Juegos Olímpicos modernos. «Lo más importante del deporte no es ganar, sino participar, porque lo esencial en la vida no es el éxito, sino esforzarse por conseguirlo.»

 

Un saludo,

Julio Guimaraes

Un saludo,

Julio Guimaraes