EN LA CUNA DEL TURF, EN LA CASA DEL DEPORTE DE LOS REYES, SIXTIES SONG BUSCARA UN LUGAR ENTRE LOS GRANDES DE LA HISTORIA / Don Guima

La chaquetilla de Santa Elena ya llegó a Londres.  La llevó Lucas Gaitán desde Buenos Aires para unirse al team de Sixties Song. El caballo volvió a varear en Newmarket. Mañana, sábado 29, lo subirán a un camión para llevarlo a Ascot. Serán 65 millas por carretera.

 

El trabajo ya fue hecho y bien hecho. Todos los involucrados hicieron su parte. Se salvaron obstáculos antes de salir de Argentina y estando en  Gran Bretaña también. Y no fueron pocos.

 

A las 11.35 del sábado todo quedará en manos de Gerald Mosse, un francés que hace tiempo no gana en el hipódromo donde conducirá al argentino en el King George and Queen Elizabeth Stakes (Gr1). Los demás, alentarán desde las tribunas o frente a algún monitor, pantalla de celular o tablet.

 

Ayer salió un artículo en el Daily Telegraph donde se hablaba muy bien de Sixties Song y de las chances que tiene su equipo de regresar a la Argentina con varias botellas de champagne para festejar en casa un supuesto triunfo. La crónica arrancaba diciendo que en Inglaterra, deportivamente hablando, a los argentinos por años se los conoció gracias al polo y al fútbol. Quizá sea Sixties Song el que ayude a que se los conozca también por sus caballos.

 

 

Qué tiene de parecido Sixties Song con Calidoscopio. El ganador del Breeders´Cup Marathon pagó un altísimo dividendo cuando su espectacular triunfo el día de la atropellada imposible. Sixties Song promete una ganancia de 66 a 1. De hecho, no será la primera vez que arranque con una cotización tan alta, pues ganó el Pellegrini estando abajo en las apuestas.

 

Gerald Mosse también está excitado con la chance de correr en Ascot. Lo dijo ayer a  varios medios de prensa. Y llegará a la carrera con todas las películas de Sixties Song vistas una y otra vez. Gaitán le pedirá que se contemplativo y lo use a fondo sólo en la recta final.

 

Por el King George pasaron caballos que están en los manuales de historia del turf mundial. ¿Le suena Nijinsky, Mill Reef o Brigadier Gerard? ¿Le suena Shergar o Galileo? ¿Le suena Hurricane Run, Dylan Thomas o Danedream? A estos tres últimos después los vi ganar el Arco de Triunfo, la nueva misión en la que se embarcará Sixties Song en octubre, si todo sale bien en Inglaterra.

 

El caballo nacional está en Ascot por méritos propios y de Latin American Racing Channel (LARC), que hace un par de años consiguió una beca para el ganador del Latinoamericano. Quizá más adelante otro caballo sudamericano pueda estar en Londres accediendo por la vía de una invitación.

 

Quiero hacer un stop y hablar un momento sobre Larc. La empresa fundada por Guillermo Liberman, Horacio Espósito y Pablo Kavulakian logró lo que las instituciones del turf argentino no consiguieron, por no poder, no saber o no querer y fue hacerse conocer en el mundo. Si en muchos lugares del planeta se sabe algo más sobre los caballos de carreras argentinos es porque LARC contribuyó a eso. Desde un principio entendió de qué se trata la globalización y la complementación en el turF.  Recuerdo que una vez la compañía fue declarada enemigo público número 1 del turf argentino por intereses sectoriales que buscaban sus propios beneficios o defendían los de otros. Mire hasta dónde llevo LARC al turf nacuonal. Después, nunca hubo un desagravio. De todas maneras, quizá no lo necesite.

 

logo

 

Hace algunos años le hice un reportaje a Juan Carlos Bagó, el criador de Sixties Song. Durante la charla me dijo que uno de sus grandes sueños era ganar el Pellegrini con un caballo salido de Sierra de los Padres. No sólo que lo consiguió sino que también después ganó el Latino. ¿Hubiera soñado también con correr con chances el King George and Queen Elizabeth Stakes ? Quisiera imaginarme la emoción en estas horas del dueño de Firmamento.

 

 

Resultado de imagen para haras firmamento

El King George es bravísimo. En las casas de apuestas la favorita es una potranca doble ganadora del Oaks. Enable, con la monta de Frankie Dettori.

En total serán diez contra el caballo argentino, incluidos  Jack Hobbs y Highland Reel. A  los que vi correr en marzo en Dubai el Sheema Classic, cuando el caballo de Godolphin y sus socios ganó y el de Smith, Magnier y Tabor llegó último. Después Jack Hobbs volvió a Ascot para cerrar la marcha en el Prince of Wales's Stakes, justamente donde se impuso Highland Reel en junio último.

 

Los tres socios de Sixties Song aguardan con nerviosismo y ansiedad la salida a la pista de su caballo.

 

El otro día, cuando la yegua La Extraña Dama  ganó el clásico Correas, en Palermo, me pregunté qué cosa odía ser mejor que observar el triunfo de un caballo propio en las carreras y me respondí que hacerlo junto a tu hijo, como le pasó a Guillermo Liberman con Alejandro, el mayor de sus chicos.

Frente a la misma posibilidad estarán hoy Mónica López y Alberto Roberti, los padres de Marquitos.

Otra pregunta. ¿Qué es mejor que correr con caballo propio el King George VI, en Ascot? Respuesta. Correr el mismo día las 2000 Guineas, en San Isidro, con otro caballo de la misma caballeriza.

 

Sixties Song y su Pelegrini

Enable, la favorita

Highland Reel defenderá el título

Jack Hobbs, en el Sheema Classic

Ulysses, otro rival difícil para todos

La pizarra

Un saludo,

Julio Guimaraes