Sixties Song ya está en Newmarket a la espera de correr el King George; tardó en llegar 20 horas y parece que no perdió ni un kilo en el viaje

Sixties Song ya está el Londres. La ruta fue camión desde su stud de Palermo hasta Ezeiza. De allí  avión en vuelo directo hasta Londres. Luego otra vez camión hasta Newmartek. 20 horas de punta a punta.

También en Londres está su equipo. Gaitán Dassie, su hijo Nico; el vete Carlos Cambas; Ramón Padilla, su peón. A la hora de escribir esta nota solo faltaba uno de sus tres dueños, Rubén Forastiero, que estaba en camino.

Ver las fotos del caballo argentino anotado en el King VI & Queen Elizabeth Stakes, del sábado próximo, es ver la foto de un cuadro. Se lo nota espléndido de pelo y físico. Que esté pastando y prendido a la comedera son excelentes síntomas.

"La verdad que me llevó por delante. Todo el mundo decía que los caballos pierden 10, 12, 15 kilos en viajes tan largos. Desde Palermo hasta Newmarket tardó 20 horas y si perdió un kilo no me doy cuenta. Está como si no hubiese viajado. No lo puedo creer, es una cosa de locos. Claro, también el caballo ha madurado, cumplió cuatro años", cuenta Gaitán Dassie.

"Hicimos todo bien hasta ahora y ahora falta que ponga él, y hasta ahora está poniendo porque no ha sentido el viaje. Espero que lo del cambio de hemisferio le llegue después de la carrera".

Haber llegado entero levanta las acciones de Sixties Song que deberá vérselas con los dominadores en milla y media de césped.

Sigue Gaitán: "Lo pesamos en Palermo antes de salir y tenía 505 kilos; mañana o pasado lo vamos a pesar nuevamente, pero te diría que está como salió".

Lo más probable es que el próximo miércoles, Gaitán se junte con Jamie Spencer, el jockey seleccionado para montarlo en Ascot y seguro que lo subirá el jueves y viernes.

Mónica López, una de los dueños del caballo, también está en Londres emocionada porque su caballo está anotado en una carrera entre los mejores del mundo.

Gaitán puso en su equipaje una bandera argentina, por si le toca ganar, y Mónica López se compró un termo Lumilagro, ploteado con la bandera argentina, para no abandonar la sana costumbre de tomar mate.

 Otros temas que te pueden interesar:

El mejor final

Suben los premios

Le Blues