En un final dramático, La Extraña Dama batió a Kiriaki en el clásico Ignacio e Ignacio F. Correas y le dio una alegría inmensa a la familia Liberman / Don Guima

¿Qué es mejor que ver ganar un caballo de carrera en las pista? Respuesta. Verlo junto a tus hijos. Alejandro Liberman recibió una de las copas que ganó La Extraña Dama en el clásico Ignacio e Ignacio F. Correas (Gr2), en Palermo. La yegua es propiedad de  su padre, Guillermo, y de su abuelo, Samuel. Criada en el haras De La Pomme y futura madre en la cabaña.

La Extraña Dama le ganó por la cabeza a Kiriaki en uno de esos desenlaces  que hacen recordar porqué uno eligió al turf como su deporte favorito. En las encuentas, candidato a final del año.

Esa lucha sin cuartel entre las dos yeguas desde los 300 metros al finish line fue la síntesis perfecta de lo que uno espera de una carrera; y si se da en la distancia de 2500 metros, mejor todavía.

Alejandro no es un entendido de los hipódromos, pero sensaciones como las vividas en Palermo son capaces de despertar grandes pasiones.

¿Ganarle a una estrella te convierte en estrella? A veces sí. La Extraña Dama venció a una doble ganadora de Grupo 1 y hoy está alto en el ranking de las yeguas que corren la larga. ¿Que Kiriaki merece revancha al haber cedido sólo por una cabeza? Claro que sí, pero en 2500 metros difícil que se la pueda cobrar. La del flaco Udaondo quizá sea más yegua en dos kilómetros. La de La Pomme seguro que es más fondista.

El tema es que no hay muchas carreras de la milla y media para arriba en el calendario y sí carreras de dos kilómetros en la temporada para las hembras clásicas.

 

Resultado de imagen para chaquetilla la pomme

 

Ganar corriendo en punta toda la vuelta no es sencillo.La Extraña Dama uso la táctica de marcar los tiempos.Yegua que últimamente se subordinó a los pasos de otras punteras, fue ella la que ahora puso el ritmo.

La Extraña Dama ingresó al derecho con tres cuerpos de ventaja y su escolta no los pudo remontar por completo. Hay que correr muy rápido para alcanzar a un rival que va adelante y también corre ligero.  Se sabe, no sólo se atropella desde atrás.

El sistema Trakus hubiese sido fantástico para medir los parciales de cada una. A la hora de ir lento, La Extraña Dama fue la más rápida y allí hizo la diferencia. En esa escapada inicial pudo estar la clave de su victoria.

Kiriaki cambió tres veces de mano en la recta. Con la derecha en punta apenas ingresó en la recta, cambio a la izquierda en los 250 y otra vez a la derecha en los 200; ahí se desacomodó.

La Extraña Dama está hecha para la batalla; siempre ha tenido que pelear en sus carreras. Ese entregarse es de lo mejor que tiene.

En el Gran Premio Lerena Kiriaki ganó por un cuerpo y medio; el ordenamiento ahora se invirtió.

La Pomme, Palacios y Ortega Pavón consiguieron por segundo año consecutivo el clásico Correas; la vez pasada lo hicieron con Juilliard.

Primera y segunda son hijas de Catcher in the Rye, líder de la estadística de sementales en 2017. El padrillo tendrá corriendo hoy, domingo 23 de julio, en Maroñas a otro de sus buenos hijos con la chaquetilla de La Pomme: Robinson Crusoe.

La madre de La Extraña Dama nació en 1993 y es hija de Cipayo; antes había producido a Señor Candy, padrillo actual en el haras de San Antonio de Areco.

La copa que se llevó Alejandro Liberman para su casa seguramente estará ubicada en un lugar donde se luzca bien; su triunfo con caballo propio, administrado por Latin American Bloodstock, la empresa que fundó su padre con Horacio Espósito, Pablo Kavulakian y Facundo Bunge Fers, quizá es este por venir pronto.

 

Uno de los mejores finales del año

Un saludo,

Julio Guimaraes