Poner el carro delante del caballo o tirar del carro todos para el mismo lado / Don Guima

"Si entre hermanos se pelean, los devoran los de afuera" (Del Martín Fierro). "A río revuelto, ganancia de pescador" (Del saber popular)

 

Parecen todos disgustados en el turf. Parece un todos contra todos.Con razón o no, la liga el Jockey Club. Le cascotean el rancho. Pegarle al Jockey y a su presidente parece deporte de moda. Lo critica el titular de Criadores y a veces usa palabras duras. Dicen que en la reciente elección votó una lista contraria a la ganadora.

Se quejan las fracciones oficialista y opositora de la Gremial. Están en período de elecciones y hay que juntar votos.

Se quejan contra la lotería bonaerense porque no los atienden. Critican a Matías Lanusse. Siguen criticando a Melitón López, aunque ya se fue de ese instituto. De todas maneras, en el ranking sigue primero Piedrita Rodríguez.

Se enojan con quienes desde afuera tienen una mirada distinta de lo que es el turf. Se pelean oteando el pasado. Pasándose facturas. Deberían pelearse para ver quienes tienen mejores ideas con visión de futuro.

Como en la perinola, ponen todos. Ponen críticas. Les preocupa el subsidio. El queso. Tarde se dan cuenta de que el turf es una industria que aún no se va a pique sólo porque recibe  donaciones. Las disfrazan de una reparación histórica.  Me preguntan hasta cuándo hay que seguir reparándola. No tengo respuesta.

Le falta un líder al sector hípico y quizá le sobren asociaciones. De la boca para afuera, mucho hay que hacer. Se dice hay que hacer cuando se quiere que lo haga el otro. Hice, dicen pocos. O ninguno.

Una industria que no puede autorregularse no tiene derecho a subsistir. El turf argentino es cuarto productor mundial de caballos y debe ser record en tratamientos no autorizados. Hace más de 30 años se escucha el pedido de un laboratorio único para el control del doping. Más que único, prefiero uno bueno.

(Disgregación. En algunos casos, los hipódromos actúan como jueces y fiscales. Ayudan a buscar las prueba y luego condenan. Quizá sea hora de separar los tantos. Para sancionar ya hay una ley nacional. La 26.912 y está en vigencia).

Se queja la FEAR, organizadora de las Carreras de las Estrellas; se queja también el Jockey Club, porque las instituciones no entienden la coyuntura.

El turf  bonaerense vive de las tasas que se le cobran a los bingos. También los bingueros deben tener problemas, pero parece que se atomizan y los resuelven sentados en una mesa en cinco minutos. Como la que algunos integrantes de ese sector ocupan en Rond Point, a la hora del vermouth los días de semana; con Mautone o Angelici entre sus protagonistas. Quizá haya que preguntarle a ellos cómo hacen para no poner el carro delante del caballo y simplemente tirar del carro para el mismo lado.

Con enojarse y pelearse no alcanza. 

Un saludo,

Julio Guimaraes