San Isidro. Las cosas claras