Foto Gtza. Hipódromo de Palermo

QUIERO SARDINA SE SACÓ LA FOTO EN LA HERRADURA DE LOS VENCEDORES. SHARPER CONCENTRÓ LAS SELFIES / Don Guima

Quiero Sardina ganó el Handicap Vitelio como para probarse pronto en un Grupo 1. J B Dark lo escoltó ratificando su buen momento competitivo. ¿Y el cuadrero Sharper? Anteúltimo, siendo de carrera sólo 700 metros.

La victoria de Quiero Sardina es la de un caballo con poca salud, pero con mucha actitud cuando está de buenas. La tuvo en este handicap, donde cargó 58,5 kilos y la mayoría de los boletos que lo hicieron favoritos. Acompañarlo recompensó a sus seguidores con un sport de 4,40, gracias a un incremento de último momento.

A Quiero Sardina lo presento Héctor Sueldo para hacerle la gauchada su hijo, que está suspendido.

Criado en La Pasión, el caballo cruzó adelante con dos cuerpos de ventaja sobre T.J. Dark y diecisiete hasta el cuadrero, que salió a correr como si el disco estuviera en los 500.

Sharper, El Matador, El caballo del pueblo en algunas zonas del interior, no estuvo a la altura de las circunstancias en una carrera de 1000 metros, pero valió el intento. Salió de su zona de confort para lucir su fama en el centro. Le sacaron mil foros en la redonda, en el paseo; muchos de sus fans lo acompañaron, aunque perdió. ¿Y sabe qué? Debe ser de los pocos caballos con los que el público busca sacarse una selfie.