FUE AMOR A PRIMERA VISTA LO MÍO CON THUNDER SNOW / Don Guima

Fue amor a primera vista lo mío con Thunder Snow. Lo conocí en los días previos a su victoria en el UAE Derby, de 2017. Corría contra He Runs Away, entonces. El argentino era uno más entre tantos preparándose para intentar la hazaña. Thunder Snow, vareando también en Meydan, se tobaba todas las miradas. Tenía un mandil anunciando su nombre, pero su figura no lo necesitaba. Caminaba con porte, como posando para las fotos. Probablemente se sabía superior.

Thunder Snow de ganó ese Derby de manera impecable y si no fue el caballo sensación del día ocurrió porque compartió cartelera con Arrogate, cuyo triunfo en la Dubai World Cup fue el mejor de todos los tiempos.

Pensé que Thunder Snow ganaría luego el Kentucky Derby la tarde en que salió de las gateras corcoveando. Obviamente no lo hizo. Pocos supieron qué le paso.

El caballo de Godolphin luego mezcló buenas y más o menos para volver a

Meydan en 2018 y ganar fabulosamente la Copa del Mundo. No hubo hasta allí otro caballo que habiendo ganado el Derby repitiera luego en la DWC.

Thunder Snow es Darley por arriba y por abajo en su pedigrí. Y Darley es Maktoum, el jeque que hace años ideó las carreras millonarias como una manera de poner en el mapa a este Emirato.

El Thunder Snow de 2018 fue un caballo de paso elástico; el de este sábado agregó sabiduría competitiva a su andar. Es como si tuviera conciencia de lo que significa salir a la pista para ganar. Y lo hizo nomás, como el caballo bravo, guapo, indómito. Su victoria por el hocico frente a Gronkowski tuvo reminiscencias de la de Cigar contra Soul of the Matter en 1996, cuando se vio otra batalla titánica.

Nunca un caballo ganó dos DWC seguidas. Thunder Snow el primero. Y es el tercero por sumas ganadas en toda la historia, detrás de Arrogate (£13,622,542) y Winx (£13,219,716). En su campaña Thunder Snow amasó para el jeque Mohammed din Al Maktoum una fortuna de £ 12,577,312, aunque al hombre dinero no le hace falta.

Un saludo,

Julio Guimaraes