Alfredo Gaitán Dassié, el entrenador de Sixties Song, hizo un viaje relámpago a Chile para pagar una promesa

Alfredo Gaitán Dassié se tomó un avión e hizo un viaje relámpago a Chile. Fue ayer, miércoles 5, y vuelve hoy, jueves 6 a la noche. Gaitán fue cumplir una promesa. Había dicho que volvería a Santiago para festejar con los chilenos el triunfo de su caballo Sixties Song en el Latinoamericano.

Faltaba una  carrera para terminar las 18 del programa de Valparaíso Sporting Club y el entrenador argentino estaba viendo dónde invitar a cenar al Negro Catena, a Luis Araya y a Alejandra Varela, quienes le dieron una mano grande cuando fue en marzo con el ganador del Pellegrini.

Sixties Song trabajará hoy en Palermo, a la mano derecha, bajo la supervisión de Nico Gaitán, y “volverá a hacerlo el viernes que viene. Estamos dando los últimos detalles, antes de que viaje, el 23. Yo me voy un día antes y lo recibo. Apenas llegué a Inglaterra el plan es alojar al caballo en Newmarket.

“Si lo ves está rellenito, no le contás las costillas; y es importante porque seguro que en el viaje pierde algunos kilos”, cuenta  Gaitán, quien sabe que Sixties Song dará algunas ventajas en el King George and Queen Elizabeth Stakes, a fin de mes en Ascot.

“Lo bueno es que Ramón consiguió que aceptara la zanahoria y de a poco le fue sacando la melaza. Ramón es un fenómeno de peón. Esta vez no podrá viajará con el caballo en el avión porque no sabe inglés, pero irá en otro vuelo.”

“Se adaptó rápido a galopar hacia la mano derecha; ahora habrá que ver cómo toma las subidas y las bajadas de la pista de Ascot”, se preocupa y espera que el jinete que lo monte pueda traerlo escondido, sin mostrarle la cancha.Hay como 40 inscriptos, pero es una carrera que en los últimos años la corrieron pocos caballos”

Hay que empujarlo a que se sienta torazo en rodeo ajeno. Se le dice que O’Brien es el cuidador récord de Gran Bretaña, pero que él tiene un curriculum interesante para mostrar, como que ganó 5 Carlos Pellegrini, pero Alfredo no se cree más que ninguno. De todas maneras, en lo íntimo, piensa que si fuera un entrenador norteamericano estaría en el Hall of Fame.

“Hace un rato estábamos hablando con Catena de Eduardo Jara”, devela Gaitán, y enseguida pregunta al grupo de sus amigos “cuánto falta para que se corra la última”. La maratón de carreras en el hipódromo de Valparaíso es inagotable. En Ascot, cuando corra su caballos, no serán más de seis.“Esta vez yo viajo primero con Nicolás y luego viene Lucas”

Alfredo no irá de turismo al King George porque tiene al mejor caballo sudamericano. Eso tal vez lo deje para el día siguiente de la carrera, caminando por Oxford Street buscando precios y regalos.

 

 

Un saludo,

Julio Guimaraes