Editorial. Menos mal que aún hay caballos / Don Guima

Días de comunicados los que corren; de explicaciones, tomas de posiciones y reproches. Tiempos de enfrentamientos. De brechas.  De mirar la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. De ser los unos y los otros. Turf golpeado. Dividido. Hecho jirones. Industria en estado de emergencia. Al borde del abismo, dicen. Turf en crac. Menos mal que aún hay caballos. Menos mal que aún hay cracks en las pistas. ☺

Un saludo,

Julio Guimaraes