Una hija de Equal Stripes costó en remate público lo mismo que vale un Porsche Macan S, modelo 2016

3.040.000 pesos alcanza para comprar a una hija de Equal Stripes y City Tune, criada en Abolengo, en remate público o una dieciochoava parte de un hijo de Dubawi en las ventas de Newmarket. Completo información: tanto la potranca como  el potrillo marcaron récords de ofertas a sus pasos por ring de ventas.

Otro detalle de la realidad: se necesita tener un bolsillo de payaso para firmar la boleta. Si después recuperan lo invertido es otra cosa.

Tapwrit, el ganador del último Belmont Stakes, le costó 1,2 millones de dólares a sus dueños en Fasing Tiptom y lleva ganados  1,1; aún les falta plata para salir ancar y todavía le queda el caballo como padrillo.

En Tattersall el precio más alto lo tiene Al Naamah, una hija de Galileo que alcanzó a ganar una carrera y ser placé en clásicos. Le bajaron el martillo en 6,7 millones de dólares y fue a parar al establo del jeque Joaan Bin Hamad Al Thany, de Qatar. El jeque es el mismo que compró a Treve y en Uruguay a Boby di Job.

 

Volviendo a la hija de Equal Stripes vendida en $ 3.040.000 en el remate de Abolengo, sólo podrá facturar por lo que recoja en la cancha o alguna venta; tendría que ganar Polla, Selección y Copa de Plata para  salirle  gratis a sus compradores y aún les quedaría el valor de reventa.

En la comercialización de caballos no existe el plan permutar, todavía. De lo contrario, la hija de Equal Stripes podría haber sido canjeada por un Porsche Macan S o un departamentito de 2 ambientes en Recoleta.

Llevando al terreno de la imaginación, uno se pregunta porqué otra cosa que no fuera dinero podría canjear a Galileo la gente de Coolmore. Galileo no está en venta; no tiene precio, aunque si le llevaran la Gioconda del Louvre quizá pensarían en un truque.

 

Galileo