Foto Hipódromo de La Plata

Mejor pájaro en mano que cien volando. Fiskardo se quedó a correr en la Argentina y está recogiendo los frutos de esa decisión

Pudo haber ido a correr el Latino de Chile Fiskardo, pero su dueño decidió no hacer el viaje que su caballo se había ganado al vencer en el clásico Vignart.

Nunca se sabrá qué pudo haber hecho en la prueba continental que conecta con el King George, pero aquí no le fue nada mal.

Se quedó con el Honor(G1), el Malvinas (L) y ahora con el Cané (G3), del Bosque.

Le ganó por ocho cuerpos a Sei Romano con la receta que mejor domina: adelante y a correr, aunque esta vez corrió adelante sin apuro.

Le dejaron hacer un ritmo suave; pasó los 800 metros en 50 sin que fueran a presionarlo, lo que equivale a regalarle la carrera a un puntero sólido y con reservas para dar dos vueltas, si era necesario.

Fiskardo superó el millón y medio de pesos en premios y en su monedero aun le cabe plata