La rodada de Altair. El hecho de que tuviera movilidad en los cuatro miembros es un síntoma alentador pues indicaría que no hubo lesión motora

Altair Domingos continúa internado luego de ser operado como consecuencia de la rodada que sufrió en las pistas de vareo, el jueves 22 en San Isidro.

El piloto había quedado atrapado debajo del ejemplar que vareaba; virtualmente le pasó por encima. Domingos tuvo fractura de la segunda y tercera vértebra lumbar, con desplazamiento, además de fracturas en las costillas y un neumotórax.

Aunque hay que ser prudente, el hecho de que tuviera movilidad en los cuatro miembros es un síntoma alentador pues indicaría que no hubo lesión motora.