Mientras Sixties Song varea a la mano derecha, los Gaitán volvieron a Buenos Aires con las respuestas que fueron a buscar a Londres

Alfredo Gaitán Dassié y su hijo Lucas ya están de regreso en Buenos Aires. Un vuelo de British despegado en Heathrow los dejó en Ezeiza. Pasaron del final de  primavera londinense al fresquete porteño. De Ascot a Palermo. De Newmarket al Campo 2 de San Isidro.

La próxima vez que hagan las valijas será para ir a correr el King George VI and Queen Elizabeth Stakes con Sixties Song junto con un grupo que parece ser grande.

El caballo ya está en cuarentena y saldrá como exportación temporaria. Hablando de llevar y traer por las aduanas, trascendió que el equipo del ganador del Pellegrini podría mandar a importar hacia la Argentina el mismo grano que el caballo tendrá que comer en GB. La idea es que se vaya acostumbrado desde acá al alimento que le espera. Se sabe, por cuestiones de aduana no está permitido llevarla desde BUE. 

Lucas Gaitan es asistente de su padre e intérprete. Milanesa no sale del Hielo, reconoce Lucas, que se ocupó en Londres de atender a la prensa.

Luego de recorrer Ascot, Newmarket y participar de encuentros sociales, padre e hijo dedicaron un par de horas turismo por el centro de la cudad; metro, algún pub. "Nos recomendaron no irnos de Inglaterra sin comer Fish and chips, pero sólo era filet de merluza con papas fritas", se extrañaba Lucas, quien ya está en modo Ascot.

Habla Frankel, de lo caballos de O´Brien. Está empadado del resultado del Prix de Diane, resuelto hace horas en Chantilly. "Rhododendron tuvo que sofrenar (echó sangre); estaba anotada en el King George", dispara, mostrandose conocedor de los detalles.

Allan Smith es un entrenador británico. Prepara los caballos del establo real de Bahrein. Ganó muchas estadísticas allí. Hace algunos años viajó a la Argentina invitado por Irene Guimaraes y compró  varios caballos para llevarse. Entre ellos Golias, al que cuidaba Gaitán. Enterado de que Milanesa presentará un caballo en la prueba donde él mismo nunca pudo participar, prometió alentar desde la tribuna. "Estaré allí en julio y tendrá todo mi apoyo", dijo Smith, cuya esposa, Janet, tiene intereses en Ifwecan, anotado para participar en una de las carreras de Royal Ascot, el sábado.

Se cuenta que Ramón, el peón de Sixties Song, volverá a estar junto al caballo como lo estuvo en Chile; Carlos Cambas podría asistir al campeón argentino durante el vuelo.

"No quiero ni pensar si llegamos a ganar", dice Lucas, y el cronista le recomienda que se lo imagine todo lo que pueda. Cada minuto, una y otra vez.

En el pedigree de Sixties Song asoma un ganador del King George: Galileo, su abuelo paterno, lo consiguió  en 2001. La última versión del KG fue para Highland Reel, también hijo de Galileo. Nathaniel, primero en 2011, es otro hijo de Galileo.

Yo que usted, amigo lector, me voy fijando en las raíces de los potenciales adversarios de Sixties Song para ver si por ese lado algún pariente suyo se le vuelve contra.