Dos jockeys perdieron los estribos; uno abandonó y fue último en el Belmont Stakes; el otro decidió seguir luchando y ganó en San Isidro

Con menos de 24 horas de diferencia, dos jockeys tomaron distintas decisiones ante la misma dificultad sufrida durante el desarrollo de una carrera.

En el Belmont Stakes, Florent Geroux sacó de carrera a Hollywood Handsome tras haber perdido los estribos a 250 metros de la largada. Antes de la primer curva del final de la Triple Corona, Hollywood Handsome quedó medio encerrado en el fondo y su jinete debió desestribar para mantener el equilibrio en la silla; logrado, el caballo se ambaló ganando posiciones, pero en los 1000 metros el jockey decidió sacarlo de la contienda, al entender  que ya no tenía chances.

En la duodécima carrera de San Isidro, Nicolás Valle y First Shot se vieron involucrados en una situación idéntica. Por los 300 metros finales, First Shot fue encerrado por un rival y eso obligó al jinete a sentarse en la montura para no caer, pero lejos de abandonar la lucha Valle le pidió el último esfuerzo a su caballo, que alcanzó al grupo y cruzó adelante con él montando a lo indio.

Gereoux en un jockey con más de 1200 triunfos en el turf norteamericano, donde obtuvo muchas victorias en Grupo 1; Valle, con actuaciones en Azul, Tandil, Dolores, Palermo, San Isidro y La Plata  lleva ganadas menos de 30 carreras este año.

 

Sin estribos, Florent Geroux entendió que no había chances

Valle ganó una carrera de película, sin estribos