La falta de trabajadores inmigrantes dificulta las carreras de caballos en Canterbury Park

Las nuevas restricciones de visa para los trabajadores inmigrantes ya han comenzado a hacer que encontrar suficiente ayuda sea un desafío para los entrenadores en Canterbury Park, informó Paulick Report basándose en una historia publicada por el diario  Star-Tribune. Los cuidadores no pueden contratar peones,  caminantes y jinetes de otros países, porque esas personas no pueden obtener aprobación para una visa de trabajo H-2B. Un preparador reportó haber gastado 8800 dólares en en solicitudes de visa, pero ninguna  fue aprobada.

"He alejado a los clientes ", dijo el entrenador Bob Johnson, de 59 años. "Estoy pensando en dejar de cuidar porque no puedo operar de esta manera. Si esto no se arregla, la industria de las carreras se derrumbará ".

En los últimos años, los entrenadores han encontrado cada vez más difícil el empleo de personal.  Cada vez menos estadounidenses están interesados en un trabajo que requiere levantarse antes del amanecer, lanzar estiércol y manejar caballos de alta tensión.

La mayoría de los studs y haras dependen ahora del trabajo de mejicanos y oriundos de otros países. Pero ese grupo de empleados se redujo el año pasado cuando un cambio de regla federal redujo el número de visas H-2B, que muchos entrenadores usan para traer ayuda para la temporada de carreras.

Resultado
 de imagen para star tribune

Los políticos y gente fuera de la industria han sugerido que los trabajadores estadounidenses están disponibles para hacer estos trabajos de mano de obra intensiva, pero los entrenadores han encontrado que simplemente no es el caso.

"Los políticos creen que hay una fuerza de trabajo esperando para venir aquí si les pagamos suficiente dinero ", dijo  Francisco Bravo, que ha corrido en Canterbury desde que abrió la pista en 1985 "Pero el trabajador americano no está buscando trabajo manual. No quieren estos trabajos"

"Si no podemos obtener suficiente ayuda, las carreras de caballos morirán", agregó el entrenador Valorie Lund. "Hay gente que dice. 'Estás perjudicando al trabajador estadounidense', muéstrame al trabajador americano que estamos hiriendo  y les ofreceremos los trabajos primero. Ellos no quieren hacer este trabajo.

El entrenador Bernell Rhone comenzó la temporada de Canterbury Park en una racha caliente, ganando sus primeras cinco carreras. En realidad se sentía afortunado mucho antes. El otoño pasado, Rhone pensó que sería aconsejable solicitar temprano las 10 visas H-2B que necesitaba para la temporada de Canterbury fue una corazonada que valió la pena cuando las consiguió el último día antes de que se alcanzara el tope el 10 de enero.

Los 54 caballos del stud de Rhone son atendidos por 12 trabajadores oriundos de México y tres estadounidenses. Eso le ha permitido mantener la proporción estándar de un peón por cada cinco o seis caballos. En muchos establos de Canterbury, dijo Rhone, los peones están manejando 10 o 12 caballos cada uno.