La Biznaga, desde el cielo

Ustedes sabrán perdonar, pero lo tenía que decir.

Dicen que se cansaron de perder plata, algo que no está en los planes de los empresarios.

Me dicen que Carlos Pedro Blaquier también se desprendió de algunos de esos grandes botes que se veían amarrados en Punta del Este. Ahora le toca largar La Biznaga, "El esfuerzo por la excelencia", como la denominan.

Se achicó el príncipe Khalid Abdullah hace poco y vendió dos granjas que hacían a Juddmonte en Inglaterra. Se redujo a la mínima expresión La Quebrada, otra cuna de campeones. Le tocará el año que viene al haras que desde los 70 para acá forjó buena parte de la historia del turf nacional.

Cuentan que venden todo, en bloque. ¿Cuántos millones vale La Biznaga?

Me dicen que por las joyas de La Quebrada sacaron en remate cerca de tres millones de dólares. Y me preguntan si eso es lo que vale la genética de un haras fundamental de más de tres generaciones.

Y vuelvo a preguntarme, ¿Cuánto vale la historia de La Biznaga?

La Biznaga es Include, Bernstein y Shy Tom. Es Frari, Es Egg Toss, es inolvidable Practicante. También Craelius, Roar, y ahora Fortify. Es un haras de más de cien yeguas.  O lo fue.  Es Valdi montando a Refinado. Es  Coco Bullrich,  Charly y su puro; es Juan Ithurralde y unos cuantos más.

Quedaran viudos y viudas de La Biznaga. Quedará un stud vacío. Peones sin mantas que planchar. Es una lastima.  

 

Un saludo,

Julio Guimaraes