Rey de Oro, un caballo libre en su pedigree de Sunday Silence, ganó el Derby de Japón; atropelló en la recta opuesta, se puso segundo y dominó frente a 123.000 personas

Rey de Oro, un caballo libre en su pedigree de Sunday Silence, ganó el Derby de Japón (G1) ante una multitud  que lo vio contener el arresto de Suave Richard, nieto paterno de aquel semental que tantos hijos ha tenido en el turf de las antípodas.

El ganador fue montado por  Christophe Lemaire y fue su cuarto triunfo en cinco salidas.

Durante el programa de carreras se apostaron más de 350 millones de dólares y sólo para el Derby se jugaron 240 millones. La concurrencia fue de 123.779 personas, casi 20.000 personas menos que el récord de público de 1990.

Rey de Oro corrió inicialmente de atrás y en el opuesto desató una gran atropellada que lo llevó de los últimos al segundo puesto, desde donde atendió la segunda parte de la carrera para pasar a la punta en la recta y defender hasta el disco esa posición.

 

Mirá cómo atropella en la recta opuesta

derbyjapon (1)