Nace una empresa que pretende hacer más fácil el acceso a los caballos de carrera

Latin American Bloodstock Agents es el nombre de la compañía fundada por Guillermo Liberman, Horacio Espósito, Pablo Kavulakian y Facundo Bunge Frers para integrarse al mercado de la compra y venta de caballos de carrera.

Será una sinergia entre quienes acceden a los círculos más importantes de la hípica mundial y un entrenador con el suficiente expertise para convertirse en la cuarta pata del proyecto que apuntará a desarrollar sindicados de dueños de caballos, o fondos de inversión.

Con LARC fuiste responsable de implantar las carreras sudamericanas en el mundo; has conseguido imponer su marca y auspiciar grandes premios en Norteamérica y en Europa. ¿Cuál es el próximo reto?, se le pregunta a Liberman. Y el hombre no se tarda en responder. "Armar sindicatos de propietarios; el presente pasa por allí, por lo menos en una parte de la actividad. Formarlos para facilitar la salida de los caballos afuera” .¿Pros y contras del formato? "Tener que compartir la propiedad; a favor que se pueden tener muchos caballos a la vez en vez de tener uno".

Liberman está entusiasmado con la idea; su plan es ambicioso, tanto que la marca Latin American Bloodstock Agents podrá tener cabeceras en varias ciudades del mundo, empezando por Buenos Aires.

Con el concepto entonces de no poner todos los huevos en una misma canasta y diversificar intereses, los dueños que opten por agruparse en este sistema tendrán la posibilidad de disfrutar de un sin número de chances ganadoras. Asia es un mercado para explorar. China podría comprar muchos caballos.

Bajo este diseño se podrán comprar caballos de primera ya probados para llevarlos a competir al exterior defendiendo los intereses del sindicato o armar studs locales, donde cada socio reciba a diario o semanalmente reportes de sus ejemplares via email o whatsapp al instante. Entonces, no importará dónde residan los  propietarios. Para ellos habrá videos de los entrenamientos, de las carreras, de lo que ocurra en el stud en forma permanente.

Facundo Bunge Frers, Pablo Kavulakian, Horacio Espósito y Guillermo Liberman unen esfuerzos

Facundo Bunge Frers se ocupará de la tarea de selección y hará de manager, pero no del entrenamiento, que será confiado a diferentes preparadores.

“Me gustaría dejar claro que la compañía es una compañía que va a dedicarse a comercializar caballos de la región al mundo y del mundo a la región. Nuestro target es desde el potrillo, training hasta yeguas madres y también el servicio de shuttle. No sólo apuntamos al caballo top y a los mercados tradicionales sino a trabajar mercados nuevos aprovechando alianzas y relaciones que tiene Larc”, dice Facundo Bunge Frers. Y agrega: “ Queremos, por ejemplo. que pase como en los 90, cuando uno tenía un caballo 3 años ganador de 1 y que con esa performance ya  lo podía vender si no pensaba que iba a ser el campeón de la generación y con esa plata recuperar algo de lo invertido y hacerse de un capital para encarar la compra de un caballo nuevo.

“Tenemos buena relación con el mercado Oriental, donde la hípica se está desarrollando y van a necesitar de caballos de diferentes categorías;  buscaremos conseguirlos en la Argentina, Uruguay, Chile, Brasil y Perú. Lo mejor que les podamos ofrecer a precios lógicos para poder competir con los irlandeses que ven una veta importante en ellos y por ejemplo les subvencionan los fletes. Nuestra meta es conquistar estos mercados y perdurar en ellos. La única forma es con responsabilidad y transparencia en las operaciones tanto en lo sanitario como en lo económico”.

Según se estima, cada sindicato de dueños de caballos podría estar integrado por un máximo de veinte personas, con igual o diferente cuota de participación en cada ejemplar.

Un saludo,

Julio Guimaraes