Fotos: gentileza Hipódromo de Palermo

Daniel Boone mantuvo su condición de invicto y Malenchini perdió el suyo en el GP Montevideo, de Palermo, donde los Roberti tienen un lugar mágico para seguir las carreras

Mónica López y su marido Alberto Roberti tienen un palco en Palermo. Es de los últimos de la hilera en el cuarto piso del paddock; por donde estaba el de Pascual, el dueño de Gilera. Desde allí se otea toda la recta del Argentino; pero aunque tenga vista panorámica, los Roberti prefieren seguir muchas de las carreras donde compiten con sus caballos desde la escalinata de la Tribuna Oficial, frente a la pista y al disco.

La tarde en que debutó Daniel Boone estaban allí, juntos, tomados de la mano. Creo que Diego Zavaleta y Luis Paccagnella dos escalones más abajo. Bebe Frenkel completaba la escena de esos veinte metros cuadrados. Por los 800 Daniel Boone venía medio comprometido en el tumulto de la carrera, mezcladito entre los del medio. No daba para hacerse muchas ilusiones por entonces. Por eso cuando se soltó en la recta, alcanzó rápido al grupo y pasó a la punta frente a la Oficial, la diputada y el diputado no salían de su asombro.

El 1 de Mayo volvieron a la escalinata de la Oficial de Palermo, donde está su atalaya/cábala. Ella vestida de trajecito entre gris y crema, combinado con medias negras. Alberto de saco blazer azul  con pitucones en los codos, bien a la moda.El turf, se sabe, también es elegancia.

En la pista había dos del escuadròn Santa Elena, incluido Daniel Boone. El otro era Quiet Brazilian, ganador del Luro y perdedor del Chevalier en los últimos 50 metros. Además, Malenchini, de gente amiga, ganador de dos en dos y pichón de crack hasta dos minutos antes del disco.

Un invicto tenía que perder en el Gran Premio Montevideo (G1). No daba para dos el marcador. Y el que cayó además entró cuarto, porque Licinius le piantó el tercer puesto aprovechando su cansancio.

Quirt Brazilian quizá no vuelva a correr en yunta con Daniel Boone. Tiene capacidad corredora como para ganar clásicos en el pasto el que entró segundo ayer. Inclusive para vencer a su ganador. Así las cosas, entre ellos podrían anularse si van por la misma vía. Tal vez entonces uno por el pasto y otro por la arena sea lo aconsejable.

Daniel Boone tiene más pedigrí que físico. Progenie de Roman Ruler y La Endiablada por abajo. De un padrillo campeón y una Yegua Madre del Año salió un potrillo excepcional, atropellador de los furiosos. Quien quiera chusmear su linaje haga clik en el siguiente enlace http://www.harasvacacion.com/pedigree/sistemas/arbol/info_producto.php?id=328970

 

Daniel Boone nació el 27 de septiembre de 2014 en el haras Vacación; quizá haya andado por los mismos potreros que Leo Ruler, su hermano paterno ganador del Gran Premio De Las Américas con la prepatación de Frenkel y que le dió a la cabaña de Zavaleta la segunda alegría grande en la tarde del GP República Argentina.

Alfredo Gaitán Dassié compró algunos Roman Ruler más en la subasta de Vacación a comienzos de abril y quizá corran para Sta. Elena el año que viene.

El stud de los Roberti une los colores de Boca con los de Racing, cuyo presidente, Víctor Blanco, comparte con el stud Los Ponchos la propiedad de Leo Ruler.

Los colores de Boca son los impuestos para la chaquetilla de Sta. Elena por Alberto Roberti y el celeste y blanco por la diputada de Avellaneda.

Víctor pasó por el palco del cuarto piso del paddock, aquel del fondo, y seguro que brindaron por las victorias de ambos. Quizá los diputados le hayan contado que en Palermo hay un lugar mágico para ver las carreras en la tribuna Oficial. Son aquellos veinte metros cuadrados que se contaban al principio, donde también suele andar BB Frenkel Santillán.

Un saludo a todos

Julio Guimaraes