Posse y Gourdy Allende

Los discursos apuntaron a recordar que el turf es un deporte que da trabajo a muchísimas familias

Quizá haya habido una excusa oficial que justificara su ausencia, pero lo cierto es que el presidente de la lotería provincial, Matías Lanusse, se hizo notar por haber dejado su silla vacía en durante la gala de los premios Carlos Pellegrini, la fiesta anual donde se reúne la colonia hípica.

Se lo aguardaba para que se dé a conocer en sociedad turfística quien maneja el organismo que es  órgano de aplicación del turf provincial. Inclusive, para que diera un mensaje. Sí estuvo Santiago Gourdy Allende, el director de Hipódromos y Casinos, quien se acomodó junto a el intendente Gustavo Posse para seguir la ceremonia.

Gourdy Allende es un muchacho joven, de aspecto macanudo, muy Pro cuentan y quien por ahora no tiene caballos. Hay quienes prometen hacer lo necesario para que pronto le pique el bichito por los SPC. Quienes lo conocen dicen que salió del evento sorprendido por algunos discursos.

Entre quienes subieron varias veces para recibir distinciones, la diputada Mónica López, dueña del stud Santa Elena, agradeció la presencia de Posse, la de Santiago Gourdy y dijo haber deseado la presencia allí de Lanusse, para que interprete que esto es un deporte y industria tan grande  que emplea muchísimas familias a través de las carreras.

Posse habló de los comienzos de la crisis que vive el sector y se remontó al origen de la ley que fomentó la ayuda económica a la hípica. Posse prefiere no referirse a ella como un subsidio o subvención, sino como un Fondo de Reparación,”por la agresión que recibió el turf durante treintay pico de años porque el Estado se convirtió en un estado productor y generador de juegos que no le da trabajo a nadie; después si tiene que estar o no es otra cosa.

Interesante y como para escuchar varias veces fue el discurso de Juan Carlos Bagó, cuyo haras Firmamento volvió a ganar la distinción de Criador del Año.

Bagó recordó que su haras se inició con "tres yeguas y Coco Valle" y sostuvo que estos reconocimientos estimulan y dan empuje para no aflojar nunca y seguir para adelante.

Asimismo, recordó que el turf da trabajo a 450.000 personas en forma directa o indirecta, siendo superior a la la industria automotriz. Pero también fue autocrítico. "A veces no ocupamos los espacios que nos merecemos como industria. Pero la culpa no tenemos que buscarla en otros.La culpa la tenemos nosotros por no darnos a conocer. Tenemos muchas instituciones con gente capaz, pero tiene que ir llegando el momento en que haya menos y más fuertes con objetivos claros. Esta industria se merece mucho más de lo que hoy es . Si tenemos que pensar que el Estado debe tener una actitud de apoyo o de ayuda me parece bien, pero estoy convencido de que lo mejor que se puede hacer es lo que parte de uno”.




Bagó hizo autocríticas

Posse y el Fondo de Reparación