Nace el Don Guima Gold Award

Como esta puntocom sólo estuvo on line a partir de los últimos meses del año pasado, no fue seleccionada para participar como medio especializado para  la votación de las Distinciones  Carlos Pellegrini 2016. Pero como me salgo de la vaina por dar mi punto de vista, lo haré mediante los Don Guima Awards, premios creados para la ocasión. Serán por única vez (creo) y apenas tendrán el valor de una opinión.

El Don Guima Award al Caballo del Año será para He Runs Away. Ganó Jockey Club (G1) y Nacional (G1), aunque si fuera por ranking Longines quizá se lo tendría que dar a Don Inc. Recibió 117 libras y fue el caballo argentino mejor clasificado en el ordenamiento armado por por los handicappers del mundo el año pasado. Ocupó el puesto 110, delante de El Benicio, Le Kent, Puerto Escondido y Sixties Song. Tomá mate. Seguro que pocos lo tenían.

El Don Guima Award al perdedor del año se lo lleva Puerto Escondido, por aclamación. Aplausos, medalla y beso para el caballo de Pablo Sahagian..

Historia recibió el Pellegrini 2015 a la madre del año por Hi Happy y durante 2016 tuvo a Hispanidad corriendo y ganando clásicos. Después quedó tres años vacía y esta temporada la preñaron por Citycape. Un Don Guima Award va para ese vientre.

A Melitón López le doy el premio Revelación; estuvo casi un año al frente de la Lotería Provincial y generó reacciones a favor y en contra.

Mención especial para Tito Pisani, por su trayectoria, y para a Don Juan Bianchi, por lo que le dio al turf. Tito anduvo medio cachuzo de salud durante 2016 y el querido  Mago de Capitán Sarmiento también pasó por médicos y sanatorios. Y ya que estamos, me quiero acordar en forma de reconocimiento de Cacho Pascual y Nacho Pavlovsky, presentes en la distinción final de esta crónica.

Me faltan datos, sino le daría un Don Guima Award al apostador del año. Tendría que ser por fidelidad o morlacos puestos en la ventana. Inclusive reconocería al burrero más viejo y al más jóven de nuestros hipódromos.

El Don Guima Award al papelón del año se lo doy al caso Don Inc e involucro a los entrenadores que admitieron dar esteroides aunque sabían que estaban prohibidos y a los hipódromos que reconocieron no buscarlos.

El Don Guima Award al mejor hipódromo se lo doy a La Plata, por su resurrección.

Y el Don Guima Gold Award va para nuestros viejos del turf; Los que andan por los 80 y le dieron mucho a la hípica nacional. Son nuestros sabios. Deberían ser nuestros consejeros.Habría que acordarse mucho más de ellos.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes