A Arrogate le faltan los incisivos

Arrogate, el mejor caballo del mundo y quizá uno de todos los tiempos, perdió los dientes

Historia de caballos hay miles. En realidad, cada uno tiene la propia. Algunas trascienden; otras quedan para pocos. Arrogate tiene varias. También el triplecoronado American Pharoah. El mejor caballo del mundo en la actualidad fue comprado por el príncipe Khalid Abdullah en las ventas de septiembre de Keeneland, hace dos años. Pagó 560.000 dólares entonces. Era la tercera temporada en que Juddmonte y Bob Baffert  se unían para adquirir caballos. Ese día de septiembre, estaban detrás de tres potrillos. Dos hijos de Tapit y Arrogate.

El que más le gustaba a Bob era Mohaymen, pero otros se lo llevaron en 2,2 millones de dólares. Mohaymen ganó varias carreras de dos años y fue cuarto en el Derby de Kentucky. El otro caballo que les gustaba era Tathqeef, también hijo de Tapit consignado Clearsky Farms, que hizo 1,1 millones y en las pistas fue caballo de allowance. Bob terminó comprando a Arrogate, por 560,000 dólares. Ese año, Juddmonte invirtió 3,8 millones de dólares en 8 potrillos.

Arrogate tiene un gran corazón, pero le faltan dientes, y esa es otra de sus historias. un día descubrieron que no tenía los incisivos centrales. Especulan con que otro potrillo la haya pateado, en el haras cuando era pequeño. Inclusive, uno de ellos se le infectó y hubo que removerlo completamente. De todos modos esas ausencia no le causa problemas con su dieta.

A American Pharoah, el caballo con el que muchos lo comparan, le faltaban varios centímetros de su cola. Acaso porque otro caballo se la masticó en épocas de potreros.