Carreras volvió a tener un espacio fijo en la edición papel de LA NACION; es de esperar que también regrese en Clarín

 

 

Día importante el 31M. Día para agendar. Volvió la página de Carreras a La Nación. Volvió la medialuna del café con leche. Volvió la alegría para muchos lectores burreros del diario que es Tribuna de Doctrina.

 

Carreras en La Deportiva desapareció en agosto de 2015; dejó de vivir en el diario papel para tener, entonces, alojarse en la plataforma digital. Yo mismo escribí el último editorial titulado "Un nuevo comienzo" desde el cual se invitaba a los lectores a seguir la hípica desde Canchallena.com. Pero la cotidianidad del turf en el modelo de Internet dejó de serlo.

 

"La Nación es una empresa que necesita ser sustentable", se explicaba oficialmente cuando se preguntaban las razones del desplazamiento de Carreras desde el suplemento La Deportiva al ciberespacio. Sinceramente, no creo que muchos lectores hayan dejado de ser fieles a LN porque la sección de turf fuera liquidada.Sí conozco muchos que han lamentado aquel suceso.

 

Son los mismos que este 31 de marzo recibieron con alegría la noticia de la vuelta de Carreras al diario conducido por Julio Saguier. Se sabe que en los últimos tiempos hubo gestiones desde la industria hípica para recuperar la página, sobre todo canalizadas en la persona de Juan Carlos Bagó, sin omitir el apoyo de Ignacio Gutiérrez Zaldívar.

 

LN, que hace unas semanas editorializó sobre la real importancia del turf, retoma ahora el ejercicio de informar sobre un deporte que estuvo presente ya en la primer edición del matutino. Y es de esperar que lo sostenga en el futuro.

 

Cabe esperar también que Clarín imite la decisión del diario fundado por Mitre y reponga su sección turfística, dada de baja a comienzos de año.

 

Para la sector de las carreras, el lapso durante el cual perdió un medio para difundir lo suyo quizá haya servido para hacer un exámen interno y redescubrir la importancia de estar en las noticias. Que lo haya hecho podrá ayudar a mantenerse en esa vía en el futuro

 

Un saludo,

Julio Guimaraes