En la fiesta por el éxito de Sixties Song, Gaitán Dassié dejó de ser Milanesa y se convirtió en Centolla

 

Fue la fiesta inolvidable. Otra que la de la de Peter Sellers. Fue la fiesta de la langosta, el cangrejo y la centolla. Fue la fiesta del Don Perignon y de los discursos hablando con el corazón. De agradecimientos, para adentro y para afuera.

Fue hasta cerrar el Tierra de Fuego, el restaurante ahí nomás del casino, al borde Pacífico donde se celebró la conquista de Sixties Song.

Habló Gaitán Dassié, el popular Milanera reconvertido ahora en Centolla; lo hizo también Mónica López y su marido Alberto Roberti; Marquitos dijo lo suyo y hasta el vete de Santa Elena contó sobre la salud del caballo. La prensa tenía las declaraciones servidas al plato, encontrando títulos a cada segundo.

"Nos vamos a correr a Londres, si antes no se vende", descubrió Gaitán, y lo confirmó Roberti, quien la noche previa al éxito mantuvo una reunión clave con la gente de Royal Ascot, invitada l Latino. "Me pasé del presupuesto cuando lo compré, por eso se armó la sociedad entre los tres dueños", agregó Centolla. "A Juan Carlos Bianchi también le gustaba este potrillo cuando lo vi en Firmamento, pero yo no le dije que lo quería comprar".

Al diputado le salió al política de adentro cuando le tocó hablar y recordó que la hípica es más que juego. Lo vinculó sobretodo con lo social.

Mientras iban y venían las langostas sonó el celu de Gaitán. Era Martucci, para sacarlo al aire en su programa de turf del domingo porla noche. Milanesa volvía a contar las anécdotas; uno las escucharía cien veces.

La luna se ahogaba en el Pacífico cuando el grupo comenzó a despedirse. Antes, hubo un desafío entre Mónica López y Coco Valle. Pero ese será tema de otra nota.  

Disfrutá de los videos y sentite adentro de la fiesta.