Una doble rodada dejó sin aliento a los aficionados presentes en el hipódromo de Monterrico

Una doble rodada se registró a 300 metros de la partida del clásico Felipa Pardo y Barreda, que involucró a los jockeys Martín Chuan (Elita Bonita) y Juan Enriquez Broken Game), en Monterrico, ganado finalmente por Ikaya, montada por Edwin Talaverano.

En la partida, desde cajón 6 Ikaya dio un primer salto dubitativo, pero enseguida su jinete le dio intención y salió a buscar la punta. En la primera curva, probablemente al haberse enganchado las manos con las patas de la puntera Elita Bonita rodó y tiró a su piloto; luego, Broken Game se los llevó por delante.

Desde entonces, la carrera perdió todo tipo de interés y el foco estuvo en el lugar donde eran asistidos los jinetes accidentados.


El otro clásico de la fecha en Monterrico fue el Edgardo Peschiera, que se resolvió sin incidencias en la pista en favor de la yegua Mar y Mar, montada por Carlos Trujillo que entonces llegaba a los tres éxitos del día.

Carrera accidentada

Mar y Mar, con Trujillo y en final de foto