fotos Facebook Hipódromo La Punta

Gallileo's Town ganó de punta a punta el Gran Premio Vicente dupuy, la mejor carrera del interior

Cuando el gobernador Alberto Rodríguez Saa le entregó el cheque simbólico de $ 1.000.000 a la gente del stud La Nona y enseguida levantaron las copas de champagne, los dueños de Gallileo's Town tenían más de un motivo para festejar. Le habían comprado a Rubio B un caballo en entrenamiento, recuperado totalmente por el trabajo de un buen veterinario, probado un par de veces en La Plata donde sólo encontró respuesta positiva en la última carrera y planeado enseguida viajar a La Punta para el Gran Premio Vicente Dupuy.

 

Todo le salió redondo, inclusive encontrar a un jinete que ligó la monta antes del gran premio que lo interpretó bien. "Me dieron la instrucción de correrlo adelante y buscarle libertad", dijo luego Armando Glades en una conferencia de prensa a la que le faltaron preguntas.

 

Muñoz es el apellido del dueño de Gallileo's Town que tiene nacimiento en tiempo del hemisferio Norte. "Aún no caigo, estoy en shock", contó cuando le alcanzaron el micrófono.

Gallileo's Town salió al frente y hubiera sido una pena verlo perder porque desde allí se banco varias presiones.

"No lo conocía; venía con buena acción, pero no sabía si iba a llegar", apuntó Glades.

 

El cuidador Oscar Rébora es el entrenador de Gallileo's Town; el mismo que perdió el Dupuy de 2014 por un informe del servicio químico que detectó una sustancia prohibida en Uomo in Frac, al que presentó en esa carrera.

 

Rébora se plantó frente a los periodistas para reprochar que un medio de prensa dijo entonces que él había dopado un caballo. "Cometí sólo un error; no fue un doping", declaró, como si le molestara la utilización de una palabra y no la acción por la que le dieron ocho meses de sanción.


El Dupuy llegó a las nueve versiones, siempre con el empuje de un centro hípico modelo en el interior del país. La Punta es el cuarto hipódromo de la Argentina y donde alguna vez, quizá, se correrá el Latino. Para eso trambién trabajan.

jg