foto de Carlos Lares

Las cartas ya están sobre la mesa

Las cartas argentinas para el Gran Premio Latinoamericano ya están sobre la mesa. Sixties Song, ganador del Carlos Pellegrini; Must Go On, de la Copa de Oro y el Ayacucho 2016, y el ascendente Shampain, primero en el Ayacucho de este año y en el especial Tatán, viajarán a Chile para estar presentes en la carrera que auspicia Longines.

Aunque ya había trascendido, San Isidro anunció ayer la designación del ganador del Pellegrini. Era sólo para cumplir con el formalismo pues también se sabía que su entrenador,  Alfredo Gaitán Dassie, viajó durante el fin de semana a Santiago para tomar contacto con las instalaciones del Sporting Club, donde se hará la carrera.

Palermo invitó en su momento a He Runs Away, pero al encontrarlo vendido debió buscarle un reemplazante. Algo similar le había pasado a La Plata. No contaba con el ganador del Dardo Rocha, exportado a Dubai; la gente de Romaño, su escolta, agradeció el convite pero no aceptó suplantarlo; el dueño de Fiskardo, ganador del Vignart-Rumbo al Latinoamericano dijo que sí y al día siguiente que no. Luego  le preguntaron a Milanesa Gaitán Dassié si quería llevar a Haas, escolta de Fiskardo. Pidió un día para responder y fue negativa. El domingo a la noche, La Plata y Palermo hablaron de nominar en forma conjunta. Se habían decidido por Must go On y Shampain. El Argentino anunció por parte de prensa la elección del caballo de Nico Ferro, ganador  en 2400 metros de césped.

“Nos habíamos quedado sin caballo para nominar”, relevó Héctor Pochola Silva, el presidente de la comisión de carreras platense. “Nos parecía una picardía haber pagado los 25.000 dólares y dejar la gatera vacía”, agregó el ex Puma, capitán en la gira de 1965.

Otro caballo para ser considerado era Grand Soho, segundo en el Derby porreño, pero el caballo de Mondazzi se cavó la fosa corriendo mal el Vignart.

“En los considerandos de la nominación explicamos que no se disponía de un buen caballo local para elegir. Ahoya ya no hablamos qué tal representa a cual hipódromo; ahora hablamos del equipo argentino”, se dijo en el Bosque.

Por otro lado, pagar aquella suma para competir quizá no hubiese sido del agrado de las nuevas autoridades de la Lotería provincial y de la Dirección de Hipódromos, que de a poco van entendiendo cómo funciona el turf. Son funcionarios nuevos Matías Lanusse y Santiago Gourdy Allende, treintañeros, de fuerte carácter sobre todo aquel; en cuyas casas primero se hablaba de rugby y luego de futbol. Probablemente de chicos lo hayan tenido como ídolo a Pochola Silva. De chicos y quizá también de grandes.

Must Go On es tremendo pastero

Así ganó Sixties Song el Pellegrini

Shampain, en ascenso