Puerto Escondido montado por su entrenador

¿Deben admitirse perdedores en los grandes premios?

Lindo dolor de cabeza le hubiera dado al handicapper argentino tener que explicar frente a sus colegas del mundo cómo un caballo perdedor pudo ganar el Carlos Pellegrini. No ocurrió, pero estuvo a poco de conseguirlo Puerto Escondido.

El potrillo de Pablo Sahagian recibió 116 libras en la consideración de Miguel Careri, quien dio la misma puntuación a Sixties Song y les fueron aprobadas por el panel de handicappers internacionales.

El resultado del Pellegrini tuvo caballos con bajo raitings y su ganador debe haber sido el de menor puntuación comparado con otros vencedores de la misma carrera en los últimos tiempos. En ese sentido, SS quedó lejos de Hi Happy, medido en 120 libras en 2015. Bajanolo a tierra, HH le hubiese ganado a SS por dos cuerpos.

 

Para facilitar la tarea del handicapper, Puerto Escondido deberá correr y ganar un clásico pronto; de lo contrario, si pierde en la condicional complicará su puntuación.

 

Justamente, en los últimos días trascendió la consulta que hizo a sus pares Dominic Gardiner Hill, Handicapper del British Horseracing Authority. Puntualmente les preguntó: ¿Contemplan un rating mínimo para participar en las carreras de Grupo de sus países? ¿excluirían a un ejemplar por debajo de cierto rating para que de alguna manera no se "interponga en el camino"?

La mayoría respondió que en sus países no hay restricciones por raiting, aunque existen algunas excepciones.

Acaso, la consulta de Gardiner Hill se haya disparado por el caso Puerto Escondido.

En Argentina no se le ponen peros a los perdedores a la hora de correr grandes premios, pero si se tuviera que revisar esa política quizá hoy habría posiciones diferentes.

jg

Por

Julio Guimaraes