El turf ya no es lo que era y la Conferencia Panamericana, organizada por LARC y The Jockey Club, se está convirtiendo en un foro fundamental para el debate y desarrollo de los temas hípicos del momento (Nota 1)

Oportunidades. Globalización. Tecnología. Política. Integridad. Perspectivas. Audiencia. Retos. Apuestas. Innovación. Redes sociales. Jóvenes. Caballos. Pistas. Experiencias. Innovación. Fans. Doping. Si alguien hiciera una encuesta sobre las palabras más utilizadas durante la 2da. Conferencia Panamericana, aquellas estarían al tope del ranking.

Más de 400 delegados representando a dos docenas de países estuvieron en el foro organizado en forma conjunta por Latin American Racing Channel y The Jockey Club, llamado a convertirse en un clásico donde debatir sobre los problemas comunes de la hípica de este continente y sus retos para el futuro.

Durante dos jornadas se habló del deporte de las carreras de caballos, del negocio de las carreras de caballos, del futuro de las carreras de caballos; se trazaron comparaciones con diferentes  industrias, se habló de mejorar, reinventarse, potenciarse. Se pusieron sobre el tapete errores; se admitieron culpas; se planificaron objetivos. En dos años, seguramente se pasará revista a los avances conseguidos en los próximos 720 días.

Hubo discursos, relatos de experiencias; hubo momentos de emoción, humor, preocupación. Lo dijo el congresista republicano Andy Barr el día del inicio. "En el mundo de las carreras de caballos hay más bueno que malo, pero lo malo logró que la percepción de este deporte esté en baja" Barr se refería, por ejemplo, al efecto que ha causado entre los observadores el tema del dopaje. Y la hípica sudamericana enfrenta el mismo problema. Cuando la doctora Mayra Frederico,  de la Asociación Brasileña de Criadores y Propietarios, se refirió al caso Don Inc con su descalificación del año pasado del Latino por dar positivo en el test de esteroides, y dijo que en su opinión el caso no fue una vergüenza sino una confirmación de una realidad, más de uno sintió que estos son tiempos de mencionar las cosas por su nombre. En Chile hubo un cambio de laboratorio en los últimos meses, acaso más riguroso que el anterior,  y la detección de irregularidades creció en un 250 por ciento.  

La transparencia e integridad de las carrera estará directamente relacionada a la captura o no de nuevos fans de este deporte, cuya base de sustentación está en los apostadores. Perderlos o ganarlos será tema de supervivencia.

Pero cómo conseguir nuevos fans. Con la  TV en los Estados Unidos se está haciendo un buen trabajo. NBC Sport ha incrementado el número de horas en las que transmite carreras. De 23 en 2011 pasó a 85 horas de programación en 2016. Según Jon Miller, presidente de la red, la audiencia del Derby fue la mayor desde 1989 en USA. Una transmisión que incluyó 240 personas trabajando y más de 50 cámaras.Miller apuntó que la edad de los  espectadores de Derby es mayor de 50 años, mientras que los que ven fútbol tienen un promedio de 30.

Hubo un panel donde se discutió el tema de los traslados de los caballos para competir en distintos hipódromos, con la participación del argentino Ignacio Correas (h), la entrenadora francesa Criquette Head, ganadora de dos Arco, y el carismático Ken McPeek. Coincidieron en que los 7 días de cuarentena en los EE UU son demasiados para los caballos extranjeros que se cruzan a correr pruebas internacionales en ese país.

Cuando se habló de apuestas, más de uno quedó boquiabiertos con el poderío que puede mostrar Korea del Sur en ese plano. Los asiáticos son capaces de apostar en una reunión de carreras lo que los sudamericanos en todo un año.

También se habló del sentir de los propietarios y el dejar de serlo. Joe Nelson, por ejemplo, habló de ser dueño de caballos en sudamérica y los riesgos que suponen las tentaciones por venderlos. "Es muy bueno conseguir ofertas de todo el mundo, pero luego se acaba con el  propósito por el que uno entró en este negocio". Y eso dio pie a hablar de los sindicados de sueños.

La visión del turf sudamericano estuvo a cargo de Hernán Ceriani, quien dio un pantallazo de lo que ocurre en la argentina, y de Carlo Rossi, presidente del Valparaíso Sporting Club, con la participación también de Guillermo Liberman, dueño del haras De La Pomme, y de cuya participación en la conferencia será tema de la próxima nota.