El año en que vivimos en boca de todos

 

Se acaba 2016. Se termina. Fue el año en que vivimos en boca de todos, hípicamente hablando. El del positivo de Don Inc en el Latino, por culpa de una dosis de stanozolol que lo bajó de un plumazo del primer puesto tras hacerle el antidoping en Francia. Fue el año de los sincericidios en masa, con entrenadores admitiendo que usaban medicamentos no permitidos para correr e hipódromos diciendo que no los buscaban.

 

Fue el año de recuperar y poner en valor el hipódromo de La Plata. Tras las lluvias que derivó en parar las carreras para arreglar la cancha vino el tiempo de ponerle plata en obras. Y se notó la diferencia

.

Fue el año de Melitón López, el funcionario que más y mejor atendió al turf en los últimos tiempos. Recuperando también a Azul y Tandil o generando políticas para que la industria buscará convertirse en sustentable.

 

Se va con la satisfacción de haber cumplido parte de lo planeado. Le quedó en el camino abrir todas las agencias necesarias, ganar más batallas al juego clandestino y terminar de adaptar a las necesidades coyunturales el tema de la transmisión de carreras por TV. Se espera que su reemplazante vaya por el mismo camino.

 

Fue el año en que Palermo agudizó la política de asociar su imagen a la cultura, armando movidas más que interesantes. Palermo quiso ser hipódromo, pero también centro de esparcimiento no necesariamente vinculado a lo lúdico. Y como en la cancha se ven los pingos, hizo reuniones súper interesantes, como la del Derby o el República.

 

Sani no tiró para arriba. Subsistió con una rebaja de la subvención y esa quita se notó en su operación.

Fue el año en que se trabajó desde Larc para que criadores argentinos y franceses pudieran interactuar, con visión de futuro. Y el año en que menos carreras argentinas se transmitieron al exterior para colectar apuestas.

 

Hacia final de temporada Argentina recuperó un espacio de poder en la OSAF, con Miguel Crotto en la vicepresidencia; y se preocupó por otro caso de tratamiento positivo en un Grupo 1 con Emergint Talent.

 

Fue el año de Firmamento, Chatcher in the Rye, Southern Halo y de Santa Elena. El haras de Bagó ganó otra estadística y marcó un hito al sacar su primer ganador del Pellegrini. El stud de los diputados Mónica López y Alberto Roberti sólo con tres de sus caballos ganó casi 10 millones en premios.

 

Fue al año de noticias válidas para Intrusos, con dos jockeys brasileños enemistados que dirimieron sus enconos a las piñas. Y noviembre/diciembre de Gaitán Dassie.

Año dificil para elegir el mejor caballo. Sixties Song? Keane? He Runs Away? Besitos? Le Kent? Fija cuál es el mejor perdedor de la temporada: Puerto Escondido. Cero triunfos y 1.612.921 en ganancias

 

Se va el año en que un participante de Breeders' Cup dio positivo en el antidoping; con la misma droga que le saltó a Don Inc.

 

Viene 2017, con herencia. Habrá nuevo presidente del Jockey Club o continuará la línea de Crotto? Cuál será la política exterior de Maroñas, ahora con Codere? El nuevo presidente de la Lotería Provincial, con padre socio de del club, será más que un chico bien de Barrio Norte? Qué conclusiones arrojará la segunda Conferencia Panamericana? Las carreras seguirán en vivo por internet o se pasarán con atraso?

2017 será largo.  A fin de año veremos hasta donde llegamos

Feliz 2017 para todos

Julio Guimaraes