"La industria del turf es un orgullo nacional"

Es una realidad que la Actividad Hípica en nuestro país genera alrededor de un millón de puestos de trabajo y atraviesa todos los estratos sociales. Esto incluye desde los propios peones de campo, los veterinarios y cuidadores; los talabarteros, los vareadores, los entrenadores, los jockey, los empleados de los hipódromos y hasta los propios fotógrafos y prensa especializada.

Es un orgullo poder afirmar que además nuestra Argentina es el tercer productor mundial de Pura Sangre.

Invertir en esta industria es muy especial e importante porque como mencionó alguna vez Carlos Calvelo, es una de las pocas industrias en la que la mano del hombre es irreemplazable. Ningún animal puede ser cuidado por una máquina.

Como una tradición que no debe quebrarse nunca, los potrillos se conciben de manera natural, por servicios, pues no se admite para este deporte la inseminación artificial. A los dos años de nacer, los potrillos comienzan el entrenamiento y recién al tercero se comprueban los resultados

Fue el primer deporte que tuvo la Argentina y desde 1880 hasta 1930 fue su época de oro. El encanto del Turf no es la apuesta, sino lo que pasa en la pista.

La emoción de ver a tu caballo favorito acercarse al final de la recta es una emoción comparable a ver a Messi gambetear y hacer un gol de media cancha.

¿Por qué cuento esto?, porque estoy feliz de ser parte de esta industria que brinda tanto trabajo y que nos representa exitosamente en el resto del mundo.

Porque quiero que más personas se acerquen e inviertan en la industria, para generar, no sólo más ingresos a nuestro país sino por sobre todas las cosas para dar más trabajo.

Este año, por primera vez, un caballo Argentino  correrá una de las carreras más importantes del mundo.

Un caballo argentino disputará el título en el Hipódromo de ASCOT, en Inglaterra. Este caballo no es producto exclusivo de su haras ni de sus propietarios.

Es un caballo que representa el sueño de muchos. Porque sabemos que nuestra industria es una industria de calidad, y porque debemos todos estar felices porque la industria del turf, haya sido, y sea en la actualidad después de tantos años UN VERDADERO ORGULLO NACIONAL.

Un saludo a todos

Mónica López