CUANDO VEAS LAS BARBAS DE TU VECINO CORTAR, PON LAS TUYAS EN REMOJO / Don Guima

Algo huele mal en el turf argentino. Están saltando casos de positivos a cocaína como si se tratara de agua. El último fue en un potrillo de Mayansky Neer al que se le hizo un análisis en forma particular luego de notarle comportamientos extraños.

 

¿Están plantando droga en los caballos? Si no lo están haciendo, la droga está pasando muy cerca de nuestros pingos.

 

El tema es serio. Ya se habla de hacer exámenes a todos quienes trabajen en un establo para saber si consumen. No para criminalizarlos, sino para prevenir que se acerquen a los boxes.

 

La cocaína está en todos lados. Cruza en forma transversal a la sociedad. Se dice que ningún billete de dólar norteamericano estaría libre de mostrar partículas de esa sustancia si los examinaran detenidamente.

 

"Como están las cosas, yo tengo miedo de mandar a correr a mi caballo. Frente a la cocaína somos muy vulnerables', comentó una fuente que dedica su vida al bienestar equino.

 

"Hay un folclore que podría evitarse con tal de trabajar en la prevención. A un stud sólo tendría que entrar el personal autorizado, pero acá somos de la cultura de utilizar el stud para hacer asados".

 

El caso del potrillo de Mayansky Neer descubierto por el mismo cuidador pone la sospecha en quienes estuvieron cerca del animal en las horas previas y excluye de responsabilidad al preparador que hubiese sido suspendido si el potrillo corría y clasificaba.

 

La teoría de que cualquier consumidor puede contaminar a un caballo de manera accidental choca contra la que lo explica todo achacándoselo al hampa. Y las dos pueden ser ciertas.

 

Por el momento las noticias vinculadas con cocaína en los caballos no saltaron a las páginas policiales de los diarios, donde según el tratamiento periodístico podría ser un misil al negocio de las carreras. El asunto tampoco fue considerado por los portales internacionales dedicados al del turf. ¿Será  que ni las noticias sensacionalistas de la hípica argentina tienen prensa?

 

El asunto posee más de una arista. Inclusive, hay quienes reclaman prudencia informativa para no aumentar la mala fama que tiene el mundo de las carreras.  

 

Puestos en detectives y pesquisas, todos tienen algo para hacer ya sea dentro de los studs o de los hipódromos.

 

La Gremial del Turf pidió investigar el asunto y cambios en los mecanismos de control habilitando un segundo frasco testigo.  En la semana, se le pidió a Palermo que acceda a mostrar las filmaciones del momento de la extracción del material de investigación de un caballo que dio positivo para que su dueño pueda contar con todos los elementos para su defensa. Otro  de los caballos que dio positivo recibió ofertas para venderse. Hubiese sido un escándalo si el negocio avanzaba.

 

No es lo mismo doping con merca  por contaminación accidental, por un hecho deliberado para generar conmociones o para sacar ventajas deportivas. Con las últimas dos no habría que tener piedad  si se da con los responsables.

 

El caso de los dopings con sustancias de dudosa procedencia le está haciendo un mal enorme a las cuadreras, donde hay caballos que explotan en la pista. De hecho, justificó que un diputado oficialista presente en el Congreso un proyecto de ley para prohibirlas en todo el territorio nacional.

 

Cuando vas cortas las barbas de tu vecino, pon las tuyas en remojo.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes