EL TURF DEJA DE HABLAR DE CABALLOS Y HACE CURSOS RÁPIDOS DE POLÍTICA / Don Guima

Son días de sacar cuentas.  De buscar manuales legislativos para recordar los procedimientos sobre cómo se sanciona las leyes en la Argentina. La gente del turf hoy habla de caballos, floreos y partidas, además de mayorías absolutas y composiciones de las cámaras altas y bajas. Un escenario inimaginable hace poco tiempo, cuando la industria de las carreras pensaba que su Fondo de Reparación sería eterno. Y a veces no tener imaginación, no ser precavido,  tiene altos precios.

 

Algo está claro.El turf se resiste a perder su mayor fuente de ingresos y que lo hace sustentable desde hace  catorce años.

 

En épocas de bonanza, la hípica no sembró para el futuro y ya tiempos de vacas flacas no tiene que cosechar. La verdad también sea dicha.

 

Por instrucción de la gobernadora Vidal,  Senadores votó que de virlen el FdR que significa casi mil millones por año. En pleno plan de ajustes la gobernadora dice tener para ese dinero mejores destinos.  El turf espera obtener ahora la solidaridad de los Diputados para que rechacen la arremetida.

 

Rechazo es lo que aspiran.  Que de algún sector de la oposición salgan con un plan de  modificaciones al proyecto original podría derivar luego en que los senadores insisten con su primera versión haciendo valer su mayoría. Y Cambiemos ya demostró tener los votos.

 

El turf, pues,  necesitará convencer a los 48 diputados de la oposición para que rechacen del proyecto de Vidal y lo mandan al archivo. Otro resultado en Diputados, dicen, los pondrá al borde del abismo.

 

Las modificaciones de las que algunos hablan serían las de reducir gradualmente el subsidio  a partir de algún mes de 2020 y solamente si las recaudaciones de los hipódromos crecen tanto como para compensar lo que se le quite.

 

"Esta ley no puede salir. No se deben presentar dictámenes "que la hagan superadora". Es una trampa para que vuelva al Senado y se insista con el proyecto de Vidal", escribió la senadora Teresa García, de Unidad Ciudadana en Twitter.

 

Dicen que la política es el arte de lo posible; desde allí sólo podría explicarse que sectores hípicos más vinculados con la centro derecha hoy están trabajando codo a codo con otros vinculados con la Cámpora.

 

Para los primeros días de agosto está prevista una manifestación de las fuerzas vivas del turf en Campo 2, con réplicas en varios centros hípicos del interior bonaerense,  y para este miércoles reuniones en el Concejo Deliberante de San Isidro.

 

Juan Carlos Bagó es de los que defienden a pie juntillas la continuidad del Fondo de Reparación. El criador salió por radio  a decir que si el gobierno necesitaba plata podrían haberle subido el canon a las máquinas tragamonedas en vez de querer quitarle los fondos al turf. Juan Carr, acaso una de las figuras de mejor imagen en la Argentina, también salió a bancar publicante a la industria de las carreras. En otra radio, Nachito Pavlovsky también construyó opinión pública para que desde el estado no se desmembre al turf.



De todos modos, el sector de las carreras ya no es dueño de su futuro sino que lo tiene en manos de la política, que suele tener sus propios intereses.

 

Atentos observadores de la realidad cuentan que no es tiempo para que la gobernadora compre nuevos conflictos, sino que genere acciones que traccionen para la alianza gobernante. Ir en contra 83.000 puestos de trabajo no le hará bien a su imagen, por lo que dentro de Cambiemos podrían desacelerar la embestida para hacerse de mil millones que son de la hípica. No estante, es sólo una especulación política.

 

El tema del recorte a la industria de las carreras se metió en las páginas políticas de los diarios y algunos mencionaron que ya tenían operadores en la Cámara Baja, lo que habría extrañado a algún sector del turf que no reconoce a lobistas que actúen en su nombre. Igualmente. en las últimas horas hubo contactos entre antiguos promotores de la ley votada en 2004 con legisladores oficialismo.

 

A todo esto,  un estudio dado a conocer en estos días por el Jockey Club asegura que con la ley Vidal  la continuidad de los hipódromos de la provincia de Buenos Aires se tornará prácticamente inviable bajo las normas del mercado.

 

En las conclusiones de este trabajo se apunta que para generar recursos tendientes a sostener la industria hípica se podrían disminuir los gastos de la lotería, cuyo costo operativo, dice el informe, ascenderá a más de tres mil millones de pesos en 2018; lograr un equilibrio económico para el hipódromo de La Plata  y dedicar el 1 por ciento de las apuestas de las tragamonedas bonaerense para constituir un fondo especial de reparación al turf

 

Un saludo,

Julio Guimaraes