EL JOSE PEDRO RAMIREZ SE LARGA EN MONTEVIDEO Y TERMINA EN PARIS / Don Guima

Será otra prueba de fuego para el turf regional. Otro examen para ver si se están haciendo bien los deberes. Los test antidoping del José Pedro Ramírez (G1) se enviarán a un laboratorio de referencia en Francia. Una semana más tarde se sabrá si todos dieron negativo. Sería una noticia positiva.

 

Se dio un caso positivo cuando sudamérica envió por primera vez las muestras al Laboratoire des Courses Hippiques, de Paris. Fue en el Latino de Brasil en 2015 aquello con un caballo argentino. También se constató otro caso en el Latino 2016, en Chile, con un  brasileño. Uruguay tuvo este año cuatro ejemplares mal medicados en su programación clásica. Dos estarán en las carreras del día de Reyes.

Varios países de la región están haciendo sus test antidoping en Europa. Panamá ha estado usando el laboratorio de San Isidro que ha comenzado el camino para ser certificado.  De no lograrlo, los controles antidoping de las principales carreras argentinas podrían realizarse en el futuro en algún centro europeo. Se perdería, cuanto menos, la facilidad para estar presentes en las contrapruebas. De todas manetas, donde se hagan, lo importante es la certeza del resultado.

 

Uno de los dos casos positivos en Uruguay fue el de la yegua Sexy Reason, distanciada en el Criterium. Su posterior éxito en el Selección confirmó que es tan buena para ganar sin necesidad de recibir sustancias no permitidas. Paralelamente, el caso habilitó a que su dueño entablara una demanda contra una droguería por no dejar aclarado en un prospecto que cierto remedio conteníavitaminas prohibidas para la competencia.

 

Javier Cha, el director de Casinos de Uruguay, dijo hace poco que no hay marcha atrás en la política de un turf sin dopings. Roland Devolz, que también pasó por Bs As antes de ir a Montevideo, repitió una y otra vez el pensamiento que de Ifha. A los caballos enfermos hay que curarlos por su bienestar, pero sin llevarlos a los hipódromos.