INCREIBLE. EL JOCKEY CRUZÓ ADELANTE Y GANÓ, PERO ESTABA MUERTO / Don Guima

La historia es cierta, aunque parezca mentira. Está chequeado y figura en el Libro Guinness como el único jockey que ganó una carrera después de muerto.

 

Frank Hayes era un simple mozo de cuadra, como se definía a las personas que prestaban servicios en las caballerizas, con el sueño de ser jockey real. Allá por 1923, la vida de Hayes pasaba por los studs Belmont Park, donde sólo montaba en los ejercicios matinales. Tenía 35 años y poco tiempo para hacer realidad lo que quería.

 

De tanto insistir, un día logró que un dueño le diera una monta, a pesar de no tener experiencia. Sweet Kiss fue la yegua a la que le confiaron, principalmente porque no tenía ninguna chance de vencer.

La carrera era sobre 3200 metros, con doce obstáculos en el recorrido.

Cuanta la historia que un jockey novato y entrado en años y una yegua poco afecta a hacer atletismo, daban como resultado un sport de 20 a 1. Regalar la plata a los pobres era mejor.

 

Al comenzar la carrera ocurrió lo inesperado. Hayes y Sweet Kiss estaban en la delantera y siguieron así hasta la primera milla, donde el caballo favorito le fue a pelear la posición. Desde las tribunas, el pueblo turfista entendió que Haye ya podía dar por cumplido su sueño y que la competencia transcurría desde entonces  ya por trenes naturales.

 

Pero ocurrió que Swiss Kiss cada vez corría más rápido, hasta que el último obstáculo se notó que empezaba a sentirse molesta y galopaba con dificultad. No obstante, pudo cruzar la línea primera para alegría de solo unos pocos.

 

Inmediatamente todos corrieron a saludarle, pero advirtieron que Hayes no se levantaba de la montura y estaba virtualmente acostado sobre su pescuezo. Al revisarlo los médicos descubrieron que estaba fallecido. El certificado médico consideró que había tenido un paro cardiaco en los últimos metros de la contienda.

La historia es tan real como increíble y figura en el Libro Guinness de los récord como el único hockey que logró ganar una carrera luego de muerto.